best web analytics
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/06/2005 | Salir de la hemeroteca
7/28

El último viaje del Dr. Jiménez del Oso

Última actualización 01/06/2005@00:00:00 GMT+1
Hace casi diez años arribé a esta «escuela» en la que el periodismo se aprende a pie de calle, compartiendo tiempo con gentes que han sido partícipes de experiencias únicas. Y lo hice con la ilusión que tan sólo puede tener un muchacho de 21 años. Nervios, inseguridad… No en vano en aquel edificio me aguardaba el mito, aquel al que muchos han llamado maestro, posiblemente porque lo ha merecido más que nadie. Y es que si hay un referente de la divulgación del misterio en nuestro país, ese es, sin duda alguna, Fernando Jiménez del Oso.
Fernando nació un caluroso día de julio de 1941. Desde muy pequeño mostró un interés manifiesto por unos temas, por aquel entonces, «poco convencionales». Hasta tal punto que a muy temprana edad impartió su primera conferencia, en la que abordaba un asunto tan complejo como singular: «El vampirismo en la literatura». Aquel día, ante el público que abarrotaba la sala, quedaron patentes sus dotes de comunicador, su templanza a la hora de afrontar los temas, su voz cavernosa que obligaba a mantener el silencio...

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid, se especializó en Psiquiatría, su otra gran pasión, que ejercería hasta semanas antes de su marcha definitiva.

Su primera aparición en los medios de comunicación nos hace remontarnos a 1966 cuando, de la mano de su gran amigo Chicho Ibáñez Serrador, participó fugazmente en una de sus Historias para no dormir, El regreso, basada en un relato del mismísimo Jiménez del Oso. Ibáñez Serrador le presentaba así: «Fernando Jiménez del Oso es un médico muy joven, muy amigo y muy barbado. Fernando imagina cosas espeluznantes. Dibuja seres espeluznantes. Escribe cuentos espeluznantes y, claro, yo he intentado crear programas igualmente espeluznantes basándome en sus historias. El regreso fue uno de esos intentos». Y, a partir de entonces, una amistad inquebrantable.

Ya en 1974 fue llamado para presentar un pequeño espacio dedicado a nuestras temáticas en el magazine semanal Todo es posible en domingo (TVE-1) donde, como él mismo decía, «aprendí a dirigirme a la cámara en el siempre imprevisible directo». Imprevisible o no, lo cierto es que tuvo que llamar la atención de mucha gente, que por primera vez oía hablar de OVNIs, fantasmas, casas encantadas, civilizaciones antiguas…, pues rápidamente se convirtió en uno de los rostros más populares del panorama nacional. Así, en 1976, daba comienzo Más Allá, espacio dirigido y presentado por Jiménez del Oso en la segunda cadena de TVE. El misterio se asomaba a los hogares de todos los españoles por aquella ventana en blanco y negro. La audiencia, fascinada, le concedió su gracia, alcanzando una audiencia de más de ocho millones de telespectadores.

Años de emisión ininterrumpida dieron paso después a La puerta del misterio; y de nuevo éxito con mayúsculas.

En 1986 se despedía de Televisión Española con el espacio Punto de encuentro con lo desconocido, dejando una producción de más de seiscientos programas a sus espaldas.

Paralelamente a las actividades televisivas, dirigió y creó colecciones y enciclopedias como Universo Oculto (1976), Biblioteca Básica de los Temas Ocultos (1980), Gran Enciclopedia Básica de los Temas Ocultos (1982) Biblioteca Básica de Espacio y Tiempo (1992), La Puerta del Misterio (2002) y, más recientemente, Investigación Abierta (2004). No es mi intención aburrir al lector con datos y más datos, pero es que el bagaje del doctor Jiménez del Oso es extensísimo, casi abrumador. No en vano, a estas aventuras editoriales hay que añadir libros como El fin del mundo, El imperio del Sol, Brujas: las amantes del diablo, El síndrome OVNI, En busca del misterio, y su ensayo novelado Viracocha.

Pero Fernando, curioso empedernido y hombre inquieto como pocos, no pudo evitar, en 1989, sumergirse en el mercado editorial y fundar la revista Más allá de la Ciencia, publicación con la que alcanzó cifras de ventas desconocidas hasta la fecha. Con el número dos pasó con creces los doscientos mil ejemplares, manteniendo en vilo a los lectores con una cassette que acompañaba a la revista, y en la que se ofrecían varias psicofonías.

Además, por esas mismas fechas rodó otra serie emblemática: En busca del misterio, en compañía del periodista Juan José Benítez. Juntos recorrieron América Latina durante meses, mostrando sus facetas más insospechadas. Años después llegarían los documentales El enigma de la Gran Pirámide, El imperio del Sol, El otro México, Viaje a lo desconocido y su última incursión en la televisión pública valenciana (Canal 9), con La otra realidad, entre 1999 y 2002.

No obstante, donde disfrutó más que en cualquier lugar fue entre las paredes de una redacción, rodeados de libros, diapositivas… y muchos dibujos. La revista Espacio y Tiempo habría de ser su siguiente reto, allá por el año 1991. Pero sin duda sería ENIGMAS del Hombre y el Universo, fundada en noviembre de 1995, donde el doctor Jiménez del Oso viviría con intensidad nuestro periodismo, hasta el número 113, de abril de 2005...

El doctor Fernando Jiménez del Oso falleció en Madrid el pasado 27 de marzo de 2005. Ha creado escuela; ha vestido los sueños de varias generaciones que, en cierto modo, son «producto» de su forma de hacer las cosas; ha dejado un legado difícilmente igualable; ha dado mucho sin pedir nada a cambio; y hasta el final, ha estado persiguiendo respuestas para todos esos misterios que desde su más tierna infancia le apasionaron. Quién sabe: quizá ya tenga la solución a tantos enigmas. Nosotros, querido Fernando, con tu permiso… seguiremos buscando.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (14)   No(0)
7/28
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Akasico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.