best web analytics
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/05/2012 | Salir de la hemeroteca

Apariciones espectrales y agresiones desde el más allá

VIGILANTES DE SEGURIDAD CONTRA FANTASMAS

VIGILANTES DE SEGURIDAD CONTRA FANTASMAS
AÑO/CERO

Francisco Contreras Gil

Visiones de damas blancas, hombres resplandecientes e incluso romerías espectrales; desplazamientos y materializaciones de objetos; o ataques de manos invisibles, son algunas de las manifestaciones paranormales que han protagonizado los profesionales de la seguridad privada. Un reportero de AÑO/CERO ha recorrido la geografía española para rescatar del olvido los testimonios más inquietantes, así como los últimos incidentes en este ámbito.

Cuando llegué destinada ya conocía el edificio, pero de los tiempos en que era un hospital. El primer día me lo enseñaron y me explicaron el servicio, como es normal, pero me llamó la atención ver a mis compañeros nerviosos. La primera noche escuché unos sonidos muy raros. En un principio busqué una explicación lógica. Lo achaqué a mi imaginación e incluso pensé que podía tratarse de alguna broma. Lo increíble pasó durante la tercera noche. Haciendo la ronda, oí el llanto de un niño. Me extrañó muchísimo y me fui acercando hasta la habitación de donde provenía. En ningún momento supuse nada raro. Pensé que alguien se había dejado una radio encendida, y fui siguiendo el lamento. Siempre buscando una explicación lógica. Pero el llanto seguía y empecé a asustarme. Hasta que cesó de repente. Y al salir, ya en el pasillo, cruzando de una oficina a otra, pude ver una figura, con el pelo largo y un camisón. Iba andando. No le vi la cara, pero sí su figura. Sin embargo, yo sabía que no había nadie el edificio. Aquello no tenía lógica… Al día siguiente, se lo comenté a mis compañeros y varios me confesaron que habían vivido otras cosas, igualmente extrañas. Pero me pidieron que no contara nada en el informe…».

Fue hace más de una década cuando María Carrascosa –vigilante de seguridad en el antiguo hospital materno La Cigüeña, hoy Consellería de Bienestar Social, en Valencia– me narraba ante la grabadora –y tras meses de conversaciones– la experiencia que vivió en el palacete que se erige junto al cauce del río Turia. Hoy, continúa ejerciendo su labor como guardia de seguridad, aunque está destinada en una ciudad castellana. Pero no ha olvidado la madrugada en que se topó cara a cara con el misterio. Su testimonio es parte de los existentes dentro del gremio de la vigilancia. Hombres y mujeres que se han topado durante sus jornadas laborales con fenómenos que no tienen explicación, y sobre los que se cierne un manto de silencio de forma oficial. Ellos no solamente sufren la incomprensión de la sociedad y las presiones de sus superiores, sino la imborrable marca de haberse enfrentado a manifestaciones que retan a la lógica y a la cordura, que rompen nuestros conceptos de la realidad. Experiencias que dejan huella, como la que vivió el vigilante de seguridad Miguel Ángel Portillo en una estación de ferrocarril… (Continúa en AÑO/CERO 261).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (23)   No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Akasico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.