best web analytics
cabecera
Hemeroteca :: Edición del 01/09/2012 | Salir de la hemeroteca
16/20

Vida después de la vida

¿Una realidad científica?

Última actualización 21/08/2012@12:43:04 GMT+1
La muerte continúa siendo la gran frontera, y la existencia de algún tipo de vida tras la misma irrevocablemente seguirá siendo durante mucho tiempo el más irresoluto de los enigmas. Y es que aunque la interpretación científica predominante de la realidad no deja espacio a esa posibilidad, la acumulación de indicios acerca de la supervivencia de la conciencia tras la muerte, podría tener cabida en modelos amparados en los vanguardistas planteamientos del universo cuántico. ENIGMAS pasa revista a los principales hallazgos y a los estudios actualmente en marcha sobre la materia.

Por José Gregorio González
Aunque el tema de la supervivencia tras la muerte nunca ha dejado de generar interés, es ­evidente que ocasionalmente se producen ­repuntes en la atención mediática del mismo, desempolvándose al efecto viejos debates y preguntas aún por resolver sobre las sugerentes experiencias descritas por personas que han estado en el umbral de la muerte y por sus acompañantes. Desde hace unos meses uno de estos picos en el interés por este tema se registra en Estados Unidos, y los efectos de esa ola de curiosidad que ha barrido más de una veintena de países comienzan a dejarse sentir también en España. La culpa de este revival recae en el éxito editorial del libro Heaven is for Real –El Cielo es Real–, publicada en castellano este año por Zenith, una conmovedora obra que hasta la fecha ha vendido la friolera de seis millones de ejemplares.

En ella y de forma bastante emotiva se describe la experiencia de Coltón Burpo, un niño de 4 años que experimentó durante una operación de apendicitis una singular experiencia cercana a la muerte. Pasados unos meses de aquella intervención de urgencias, el pequeño comenzó a narrar a sus padres lo que había vivido durante aquel trance, asegurando no solo que unos ­ángeles le habían visitado en el quirófano, sino cómo, tras verse flotando sobre su propio cuerpo, les había visto a ellos mismos rezando en una habitación cercana mientras le operaban. Fue el comienzo del desconcertante y colorido relato de Coltón sobre una visita al cielo que, según sus propias palabras, duró apenas tres minutos, una experiencia que ha logrado despertar en un tiempo récord el interés de millones de personas por este tipo de casuísticas.

Lo que sabemos de las ECM

Más allá del efectismo actual de libros como El Cielo es Real, y del revulsivo fenómeno social y académico que supuso el éxito en 1975 de Vida después de la Vida de Raymond Moody, con toda probabilidad la obra más ambiciosa y precisa que se ha ocupado de esta fenomenología sea El retorno del silencio, del riguroso investigador de lo psíquico Scott Rogo. Publicada en 1989 y apoyada en las encuestas y estudios realizados por decenas de investigadores, este metódico trabajo se convierte en una suerte de metaanálisis de las principales investigaciones efectuadas hasta aquel momento, con conclusiones que estudios posteriores no han hecho más que ratificar.

Rogo cruzó los datos de escépticos y partidarios de la realidad de estos fenómenos, ofreciendo comparativas entre los clásicos episodios de experiencias próximas a la muerte, los reportes dejados por moribundos en el lecho de muerte, las visiones escatológicas del misticismo, y la imaginería descrita en estados alterados de conciencia inducidos por drogas como la ­ketamina. Además del componente transcultural de las experiencias, su riguroso conocimiento de la fenomenología PSI le permitió evaluar los casos también desde ese ángulo, prestando atención a los episodios protagonizados por niños y a aquellos casos en los que la ECM fueron vividas como algo desagradable.

Una de las primeras consideraciones de este autor es la de delimitar las fronteras de lo que debe ser etiquetado correctamente como una ECM y lo que, aun con rasgos en común, ha sido clasificada como tal pero responde a otro tipo de fenómenos. En la ECM genuina deben concurrir indefectiblemente, según Rogo, estas dos circunstancias: “El testigo debe estar o bien cerca de la muerte física, amenazado por la muerte, o percibirse en un peligro semejante.
(Continúa la información en revista ENIGMAS 202).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (20)   No(2)
16/20
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Akasico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.